Una iniciativa de Hermes Comunicación
 

Campanas tosirianas en Estados Unidos, Madagascar y Japón

Las campanas han sido un elemento muy importante en las relaciones humanas hasta que aparecieron nuevos y más rápidos medios de comunicación. Se las relaciona desde la antigüedad con ceremonias religiosas, sobre todos en las religiones cristianas, budista e hinduista. Más tarde fue instrumento de convocatoria en casos de crisis sociales o políticas y, en todo caso, como llamada de reunión en ocasiones excepcionales.

Los fabricantes de las mismas han jugado, por consiguiente, un papel destacado. Hoy, en la provincia de Jaén contamos con una de las pocas industrias dedicadas a su fabricación en España. Se trata de Campanas y Relojes Rosas, localizada en el polígono industrial de Torredonjimeno.

El buen trabajo desarrollado por esta forma tosiriana ha conseguido que sus campanas estén presentes en numerosos rincones y edificios de España, como el municipio mallorquín de Sóller, la catedral de Jaén, o la Basílica de Nuestra Señora de las Angustias en Granada. En el extranjero cuentan con campanas de Torredonjimeno en Estados Unidos, en el estado de Connecticut, en la isla de Madagascar e incluso en Tokio, la capital de Japón.

La empresa tiene su origen en una saga de maestros fundidores que data del año 1881. Conservando la tradicional forma de fundir sus campanas al estilo tradicional, que la convierte en un auténtico espectáculo, mantiene su objetivo de dar la máxima calidad. Para ello, y citando las propias palabras de la empresa, buscan trabajar “actualizando de manera selecta los elementos de su fabricación en favor de la calidad y el acabado del producto, todo ello sin dejar atrás el corte, diseño y sonoridad por la que sus campanas son reconocidas a nivel mundial”.

Campanas y Relojes Rosas ha sabido evolucionar y adaptarse a estos tiempos difíciles cambiando su estructura como empresa y añadiendo nuevos servicios acordes con el siglo XXI, como la relojería monumental, que aporta belleza y espectacularidad a los lugares donde se instala, la iluminación de edificios e instalación de megafonía, con tecnología inalámbrica esta última y las luminarias concebidas para resaltar la belleza de los lugares iluminados y respetando las diferentes normativas técnicas y medioambientales y buscando el ahorro energético que demanda la coyuntura actual y, finalmente, la restauración, que merece capítulo aparte para Campanas y Relojes Rosas.

La empresa ofrece un servicio de mantenimiento y restauración de campanas que contribuye a mantener la belleza original y el sonido que ha pasado a formar parte de la vida diaria de las comunidades que las disfrutan, evitando así la desaparición de campanas que ya forman parte del patrimonio vital de las personas que las escuchan a diario.

Compartir la entrada
Escrito por

“Orgullosos de Jaén” es una iniciativa puesta en marcha por Hermes Comunicación, una consultora de comunicación puesta en marcha e integrada por profesionales de la Comunicación jiennenses que pretende fomentar la autoestima de los habitantes de la provincia.