Una iniciativa de Hermes Comunicación
 

“Mi obra pretende universalizar la provincia de Jaén”

El escritor jiennense Emilio Lara acaba de publicar su tercera novela histórica, «Tiempos de esperanza», ambientada en la convulsa Europa de 1212 y con numerosas referencias a la provincia de Jaén

El escritor jiennense Emilio Lara presenta mañana en Madrid su tercera novela “Tiempos de esperanza”, que acaba de salir a la venta en librerías de toda España. Lara da un nuevo paso en una carrera literaria corta pero muy intensa y fructífera. En sólo tres años ha publicado tres novelas históricas (“La cofradía de la Armada invencible” y “El relojero de la Puerta del Sol” son las anteriores) y se ha hecho con galardones de enorme prestigio, como el Premio de Novela Histórica Ciudad de Cartagena o el Premio Andalucía de la Crítica de Novela. Su nuevo trabajo, que sale con una primera edición de 10.000 ejemplares, no ha podido iniciar su trayectoria con mejor pie, pues ha recibido el II Premio Edhasa de Narrativas Históricas.

“Tiempos de esperanza” se presenta mañana, 27 de marzo, en la Librería Lé de Madrid e inicia una extensa gira de presentaciones que recalará en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Jaén el próximo 11 de abril. Colaborador del diario ABC y de la revista literaria Zenda, Emilio Lara es uno de los escritores jiennenses con mayor aceptación entre los lectores y uno de los valores más firmes de la narrativa histórica en español.

-¿Cuáles son las claves de esta nueva novela?

-Para mí, una novela histórica es una historia ambientada en el pasado, por lo que intento que en mis novelas todo lector pueda encontrar algunos episodios o formas de pensar chocantes con la actualidad, pero también otros que son muy parecidos. La novela está ambientada en  1212, un año capital para la Historia de Europa porque se produjo la batalla de las Navas de Tolosa. Al mismo tiempo, se desarrolló un hecho alucinante, la cruzada de los niños en Francia, hubo agitaciones sociales contra los judíos en varios países de Europa y encontramos al califa almohade Al Nasir preparando desde Sevilla un gran ejército para derrotar a todos los reyes cristianos de la Península Ibérica y después avanzar sobre Roma y convertir el Vaticano en un abrevadero para sus caballos. La novela reúne todos estos hechos históricos, teniendo como hilo conductor la cruzada infantil.

-Se trata de una novela que, además de los hechos históricos, concede un gran protagonismo a los sentimientos de sus personajes.

-En mi labor narrativa intento que mi estilo sea cada vez más depurado, casi podría decirse que cinematográfico, con capítulos cortos. Cada vez me interesa más resaltar las emociones, por lo que esta novela es una montaña rusa de sentimientos. En estas páginas hay fanatismos, odio o resentimiento, pero también se puede encontrar amistad, amor y lealtad. He querido explorar principalmente dos caminos: cómo una persona normal tiene que tomar decisiones en circunstancias límite y, por otro, exponer todas las facetas del amor. El amor entre un hombre y una mujer, de un hijo respecto a un padre, la maternidad truncada y realizada o incluso la amistad.

-Una novela en la que tiene un protagonismo significativo la provincia de Jaén y algunos personajes jiennenses.

-Jaén tiene protagonismo argumental, ya que la batalla de las Navas de Tolosa está presente en la novela. Además, he realizado varios guiños literarios a la ciudad y a la provincia que van a entender muy bien los jiennenses, referidos a personajes actuales, alguna forma de hablar muy nuestra, nuestra gastronomía e incluso a alguna institución del pasado a la que quiero rendir homenaje. Son licencias que nos podemos permitir los autores  y que forman parte de nuestro yo más íntimo.

-Autores como tú y Juan Eslava Galán gustáis de incluir numerosas referencias a la provincia de Jaén en vuestras obras. ¿Crees que Jaén es un territorio literario?

-Absolutamente, creo que Jaén es un territorio muy literario. Ahora mismo hay un círculo de escritores jiennenses en el que estamos Juan Eslava Galán, Jesús Maeso de la Torre, Antonio Muñoz Molina y yo en el que Jaén está muy presente en varios aspectos. Por una parte, nuestro paisaje, que es uno de los más bellos de España y, además, tenemos una Historia muy interesante por haber sido tierra de frontera durante varios siglos. También poseemos una forma de hablar muy rica, una variante del habla andaluza con numerosas expresiones populares y cultas, una forma de ser a caballo entre Andalucía y Castilla… Todo esto conforma una provincia de gran diversidad y muy heterogénea a lo largo de la Historia con una gran riqueza social,  cultural e histórica y artística a la hora de evocarla. Dentro de lo posible, lo que me gusta es universalizar la provincia de Jaén dentro de mi obra.

-En España se ha producido en las últimas décadas un resurgimiento de la novela histórica, un ámbito en el que tenemos la suerte de contar con el mejor certamen de España, que se celebra en Úbeda

-Esto es así, sin duda. Desde mediados de los años 80, la novela histórica española está teniendo un auge ininterrumpido. Es uno de los géneros literarios más demandados por los lectores, hay premios importantes de novela histórica y escritores con mucha resonancia mediática. En la provincia de Jaén tenemos la fortuna de contar con el Certamen Internacional de Novela Histórica Ciudad de Úbeda, al que acuden autores de relevancia nacional e internacional. Los escritores estamos ansiosos por presentar nuestras novelas en este evento, en el que la organización ha logrado crear un clima espectacular de respeto y hermandad entre los creadores. Es un certamen único porque ha logrado aunar las propias presentaciones de libros y los encuentros con los lectores con las recreaciones históricas de varias de las épocas en las que se ambientan las novelas históricas.

-Después de presentar tres libros en tres años, ¿cuál va a ser el siguiente paso en tu carrera literaria?

Mi idea es relajarme un poco, quiero sacar una novela cada dos años. Tengo que dedicarme a mis clases, ya que soy profesor de instituto, a mis colaboraciones en Zenda y ABC y a documentarme para mi próxima obra. En otoño volveré a retomar la escritura de una nueva novela, que es un proceso muy duro y que implica muchas horas de trabajo. Espero poder terminarla en el plazo de un año y medio.

¿Tienes previsto cambiar de género o vas a seguir en el ámbito de la novela histórica?

Me siento muy cómodo en la novela histórica, creo que he encontrado aquí mi voz narrativa y mi forma de entender la literatura y la vida. Lo que sí es cierto es que me gusta dar saltos en el tiempo y no encasillarme en un periodo determinado.

-Vivimos en una época en la que domina el entretenimiento audiovisual y los contenidos fáciles y rápidos. ¿Qué futuro crees que puede tener la Literatura a corto y medio plazo?

Los institutos son laboratorios sociológicos en los que los profesores podemos comprobar hacia dónde va la sociedad dentro de cinco o diez años. Es cierto que los jóvenes leen poco pero, a partir de los treinta años, muchas personas cambian en sus preferencias de ocio y ya no buscan tanto la instantaneidad, sino llenar su tiempo libre con una actividad que les entretenga y les aporte a nivel personal. En España se lee más que nunca en la actualidad. Mis alumnos de instituto están acostumbrados a leer píldoras informativas muy cortas que se procesan muy rápido en dispositivos móviles. No están acostumbrados a leer ni periódicos, pero la experiencia me dice que, cuando cumplen más años, maduran intelectualmente y leen. No veo un futuro negro para la Literatura, aunque sí están cambiando los paradigmas de entretenimiento, con muy buenas series de televisión y películas extraordinarias.

Compartir la entrada
Escrito por

“Orgullosos de Jaén” es una iniciativa puesta en marcha por Hermes Comunicación, una consultora de comunicación puesta en marcha e integrada por profesionales de la Comunicación jiennenses que pretende fomentar la autoestima de los habitantes de la provincia.