Una iniciativa de Hermes Comunicación
 

Montañeros jiennenses conquistan cuatro ‘cincomiles’ en la Cordillera Blanca de Los Andes

La alusión del seis veces ganador de la Copa del Mundo de Escalada, Adam Ondra, a sus experiencias deportivas en la provincia de Jaén en el programa ‘La Resistencia’ ha vuelto a poner en el candelero que Jaén es tierra de montañas. Esa característica geográfica conlleva que contemos también con deportistas locales que abanderan su pasión por el montañismo de altura no sólo en nuestro escarpado territorio, sino en los principales picos a nivel mundial.

Ese fue el objetivo del grupo de montañeros andaluces, formado por los alpinistas jiennenses Antonio Ávila y Juan Ramón Jiménez y el granadino Daniel Ramírez, que este verano ha viajado hasta Perú para coronar algunas de las zonas más complicadas de la Cordillera Blanca, el macizo central de los Andes.

 

Arrancaron su aventura el pasado 8 de agosto. Tres días más tarde llegaron a la ciudad peruana de Huaraz, a los pies de la Cordillera Blanca y desde donde parten habitualmente todas las expediciones.

Desde allí, se fueron moviendo hacia el valle de las Quebradas y eligiendo diversas excursiones para aclimatarse a las condiciones de la zona tras establecer el campamento base en la quebrada de Quilcayhuanca, a 4.100 metros.

Su primera incursión fue subir el pico Andavite, de 5.400 metros. Al día siguiente intentaron el Maparaju, de 5.326 metros, pero las fuertes nevadas les impidieron completar su objetivo y regresaron al comienzo del glaciar. Después de no poder salir en los siguientes días por la espesura de la niebla y el efecto de la nieve, decidieron desplazarse hasta el pico Huarapasca Central, de 5.418 metros, más técnico y exigente. “Es un pico poco frecuentado y lo encontramos con unas condiciones bastante duras por la cantidad de nieve polvo profunda”, nos cuenta Antonio Ávila, uno de los integrantes del grupo montañero.

Tras un par de días de recuperación, volvieron a salir. Esta vez escalaron el Vallunaraju, otro pico de 5.780 metros, que suele estar más repleto de montañeros. Su expedición la cerraron con la ascensión al Yanapaccha, de 5.460 metros, por la ruta directa. “Este pico junto con el Huarapasca, han sido los dos donde más hemos escalado. El Andavite y el Vallunaraju, son más bien de caminar, ya que su dificultad está en la altitud y la progresión por glaciar encordados, sorteando grietas y pasando puentes de hielo”, explica Ávila.

Tras conquistar esos cuatro cincomiles, pusieron el broche a una gran aventura por la zona peruana de los Andes, una vez más con el apoyo y la presencia de ‘Orgullosos de Jaén’, cuyo estandarte les acompañó. “La nieve, que siempre está presente en la Cordillera Blanca, nos condicionó algunas de nuestras ruta pero hemos disfrutado y ya estamos deseando preparar las próximas expediciones”, señala Antonio Ávila.

 

 

Compartir la entrada
Escrito por

“Orgullosos de Jaén” es una iniciativa puesta en marcha por Hermes Comunicación, una consultora de comunicación puesta en marcha e integrada por profesionales de la Comunicación jiennenses que pretende fomentar la autoestima de los habitantes de la provincia.