Una iniciativa de Hermes Comunicación
 

Campos de Hernán Perea, la mágica altiplanicie más extensa de España

Jaén es una provincia que destaca por su inmenso y diverso patrimonio natural, ya que se trata del territorio español con más superficie natural protegida. Esta amplia oferta de turismo de naturaleza ofrece al viajero ejemplos de verdor exuberante como el río Borosa o la Sierra de Andújar, o lugares semidesérticos y asolados, pero repletos de magia.

En este último caso nos encontramos con los campos de Hernán Perea o de Hernán Pelea según el mapa en el que se mire.  Este salvaje paraje se encuentra en el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, que constituyen la altiplanicie más extensa de España, con una altitud media de 1600-1700 metros y una extensión de más de cinco mil hectáreas. Este vasto altiplano representa uno de los paisajes más singulares que se pueden encontrar en el Parque Natural, ya que debido a la altitud y a la amplitud térmica que afecta al lugar, la vegetación se reduce a mínimos, lo que le da un aspecto casi lunar muy peculiar.

Su paisaje es un exponente del modelado kárstico, con miles de hectáreas de sobrecogedoras llanuras en las que escasean los árboles. De hecho, las duras condiciones climáticas han creado una vegetación muy adaptada de piornos, espino albar y enebro común. La principal actividad que se lleva a cabo en esta zona es el pastoreo de alta montaña, que tiene muchos siglos de tradición, ya que el ganado segureño se alimenta de la vegetación baja que crece en los páramos.

El acceso a los Campos de Hernán Perea lo encontramos, por un extremo, a unos 11 kilómetros de la aldea de Don Domingo, en el término municipal de Santiago Pontones y por otro, desde Cazorla, cogiendo la pista que une la Nava de San Pedro hasta el control de Rambla Seca. La zona es accesible en cualquier época del año siempre que las condiciones climatológicas sean buenas, aunque no es aconsejable la visita en invierno por el riesgo de fuertes nevadas que dejen aislado al viajero. La zona no cuenta con cobertura de telefonía y puede ser complicado orientarse por la ausencia de referencias, por lo que se aconseja no salirse de los caminos y nunca realizar la ruta en solitario.

Se trata de un lugar donde es preciso moverse con precaución, pero que guarda muchas sorpresas para el viajero que ya cree haberlo visto todo. Alzando la vista hacia arriba, es posible avistar rapaces como el águila real o el buitre leonado, para lo que es recomendable llevar prismáticos. En cuanto a la fauna, los muflones y los jabalíes son muy abundantes.

Los campos de Hernán Perea son el lugar perfecto para realizar rutas senderistas. Desde sus páramos y dolinas se puede acceder a algunas de las cumbres más emblemáticas del Parque, como el Pico Banderillas (1.993 metros) o a la cumbre del Empanadas (2.127 metros), dos miradores de excepción hacia el corazón del Parque el primero y la vecina Sierra de Castril, el segundo. También se pueden hacer espectaculares rutas en todo terreno o, aun mejor, en bicicleta, para disfrutar del silencio y de un paisaje sobrecogedor y único. A lo largo de los caminos que recorren la altiplanicie se encuentran una serie de refugios que pueden ser utilizados en caso de necesidad.

Alrededores

Además de la visita a los campos de Hernán Perea, este rincón del Parque Natural ofrece atractivos como el famoso Pino Galapán, cerca de Don Domingo. Se trata de un ejemplar de pino laricio de 39 metros de altura que goza de gran fama por su tamaño y majestuosidad. Tampoco se encuentra lejos el nacimiento del río Segura, un paraje de gran belleza donde hace uno de los ríos más importantes del Sur de la Península Ibérica.

Escrito por

“Orgullosos de Jaén” es una iniciativa puesta en marcha por Hermes Comunicación, una consultora de comunicación puesta en marcha e integrada por profesionales de la Comunicación jiennenses que pretende fomentar la autoestima de los habitantes de la provincia.