Una iniciativa de Hermes Comunicación
 

El escritor jiennense Juan José Mira fue el primer ganador del Premio Planeta

El primer ganador del Premio Planeta, el galardón literario con más dotación de económica en España, fue un escritor jiennense: Juan José Mira, que obtuvo este reconocimiento en el año 1952 por la obra “En la noche no hay caminos”. Posteriormente, este importante premio ha sido obtenido por otros dos conocidos escritores jiennenses: Juan Eslava Galán y Antonio Muñoz Molina.

Juan José Mira es el seudónimo de Juan José Moreno Sánchez, nacido en La Puerta de Segura en el año 1907, aunque después se trasladó a Madrid, donde estudió Derecho y pasó la guerra civil trabajando en Mundo Obrero. Militante de izquierdas, pasó por un campo de concentración antes de trasladarse a Barcelona, donde continuó cercano al Partido comunista. Trabajó como corrector de estilo y guionista de cine, estando muy vinculado en el campo literario al Ateneo de Barcelona. A pesar de ser un autor desconocido, ganó el primer Planeta en 1952 con su novela En la noche no hay caminos, utilizando ya el seudónimo de Juan José Mira. Siguió escribiendo y, tras una pugna con la censura franquista, publicó en 1955 su novela Mañana es ayer. Murió en Lloret de Mar en 1980.

Al repasar la nómina de los grandes en la literatura española, la relación de lugares de nacimiento es larga y variada. Sin embargo, cuando se escruta dónde vivieron, publicaron sus libros o estrenaron sus obras de teatro, se estrecha muchísimo más y, podríamos decir, se condensa casi hasta quedarse en dos: Madrid y Barcelona, puntos neurálgicos donde ha ido ocurriendo casi todo lo notable de la historia española. A pesar de ello, Jaén se ha colado en los ciento diez ganadores y finalistas de los premios Planeta de novela con cuatro nombres: Salvador Compán, Antonio Muñoz Molina, Juan Eslava Galán y el poco conocido Juan José Mira.

En la noche no hay caminos

Si empezamos por hablar de ellos a partir del más reciente, Salvador Compán es un escritor-docente, mezcla más abundante de lo que podemos pensar que, según él mismo se ha hecho a través de un viaje por varias ciudades que le han ido marcando. En un autorretrato que figura en su web personal dice que Úbeda, donde nació, le ha dado la eternidad en forma de infancia, y menciona también a Almería, Barcelona, Amsterdam, Córdoba, Praga o Ávila, desembocando en la “Biblia de ciudades” que para él es Nueva York. Salvador Compán fue finalista el año 2000 con Cuaderno de viaje, situada el año 1874 en la sierra de Cazorla, en la que realiza un bello viaje por la muerte y el amor.

Otro ubetense, Antonio Muñoz Molina, consiguió el premio con su obra El jinete polaco, una “novela de familia” como él mismo la definió en una dedicatoria de la misma que hizo hace algunos años. En ella repasa algunos de sus temas eternos: la tierra donde nació, la familia, el amor, la muerte y el paso del tiempo en una obra magistral. En su obra, junto a sus grandes novelas como Sefarad, hay una faceta quizá menos brillante, pero importante: la de columnista en varios medios. Actualmente podemos disfrutar de su visión de aspectos de la vida en el suplemento literario Babelia, del diario El País.

Juan Eslava Galán es la siguiente escala en ese viaje por la historia jiennense del Premio Planeta. Este escritor de raza nació en Arjona y, uniendo su condición de profesor a su pasión de escritor, está teniendo una presencia muy destacada en la literatura contemporánea española. Con premios como el Planeta en 1987 (En busca del unicornio)o el Fernando Lara, une su calidad como novelista a la de ensayista. En esta última muestra la faceta de buen conocedor de amplios períodos de la Historia, como la Edad Media, con el tema de los templarios como estrella y la de la España del siglo XX, que figura como protagonista en varios de sus ensayos.

Escrito por

“Orgullosos de Jaén” es una iniciativa puesta en marcha por Hermes Comunicación, una consultora de comunicación puesta en marcha e integrada por profesionales de la Comunicación jiennenses que pretende fomentar la autoestima de los habitantes de la provincia.